Centro Ecuestre

Alcubilla

Alcubilla alado

       Guarda tu arábigo nombre,

  arcaica cubilla de agua,

  tu bien cincelado porte

  y el arcano de tu alma.

       Sangre y aire del desierto

  encerrados en tu arca

  bien debiera conocerlos

  jinete que te montara.

       No serás galán de yeguas

  con toda tu cara guapa,

  pasará la luna llena

  y relincharás al alba.

       Otras serán tus conquistas,

  que sólo mirarte basta

  al saltar cuando te estiras

  o en tu galope de nata.

       Yo quisiera descubrir

  por qué te asustas por nada,

  criminal corte de crin

  acaso el miedo explicara.

       Trajínate el campo verde,

  disfruta ese bosque en calma,

  confía en tu buen jinete

  y fantasmas serán hadas.

       Al cabo de los años recupero

  la emoción de subir sobre tu lomo,

  y escalerilla arriba yo me asomo

  con el alma en el vilo que yo quiero.

       Hay entre hombre y caballo solo cuero,

  solo aire, campo, cielo, bosque romo,

  y el brío de tu fuerza apenas domo

  si excito el galopar de tu venero.

       Te arrancas con un brinco a la carrera

  feliz en natural esparcimiento

  que permito y disfruto contra el viento

       y el vértigo animal de tu sesera.

  Si un día tropezaras,  Alcubilla,

  con tus alas me vuelo a la otra orilla.

(Pablo Beltrán)

(Pablo Beltrán)

© La Galinda. 2015

Tlfno: 690211060

E-mail: info@lagalinda.es